Por Nicolás Falanga.

Pasaron cuatro años de aquella heróica arremetida de Martín Andrizzi que consagró lo que con esfuerzo y pasión el plantel había construido, partido a partido, durante toda esa Copa Sudamericana 2007.

Haciendo posible lo que parecía inalcanzable, Arsenal avanzó hasta esa final siendo siempre el supuesto débil de cada una de las rondas. De todas maneras, de la mano de Alfaro se vencieron todos los pronósticos dejando en el camino a San Lorenzo, Goias, Chivas, River Plate y finalmente el América.

Arsenal de Sarandí se convirtió en representante de todo un país y esa noche quedó en evidencia: hinchas de todo el Fútbol Argentino apoyaron al humilde club de barrio que no defraudó y conquisto el título.

Este nuevo aniversario nos encuentra terminando una digna actuación en la actual Sudamericana y ya pensando en la próxima Libertadores, porque desde hace exactamente cuatro años dejamos de creer que existen imposibles.

{qtube vid:=IWGQQ916d1c}

SOCIOS